Ultimas noticias

Fecha
  • 24 feb. 2011
  • in
  •  
    LUCHAMOS POR UN PANAMÁ
    LIBRE DE MINERÍA METÁLICA
     

    -L@S PANAMEÑ@S EXIGIMOS LA DEROGACIÓN DE LA LEY 8

    DE 2010, QUE FOMENTA LA MEGAMINERÍA A CIELO ABIERTO-
     
     
    ES ANTINACIONAL
     
    Hace meses Martinelli acordó con potencias como Corea del Sur, Canadá, Singapur, Italia y EEUU, ajustar nuestra legislación para facilitar el financiamiento de dichos países, e Instituciones Financieras Internacionales, en la minería metálica en nuestro territorio. Es así que en el art. 1 de la Reforma al Código Minero, se exceptúan de la prohibición de explotar la minería, "las personas jurídicas en las que tengan participación uno o más estados o gobiernos o instituciones oficiales o semioficiales extranjeras...".
    Se trata de un paso atrás que limita el control de los panameños, sobre el territorio nacional y sus recursos naturales. Como ejemplo de esta recolonización, observamos como inmediatamente después de aprobada la ley 8 el Presidente, antes de dar un informe a la Nación, se comunicó con el mandatario surcoreano para informar el éxito de la reforma.
    Es así, que no solo existen en curso de aprobación cerca de 181 solicitudes de explotaciones mineras, sino que estas representan 44 % del territorio nacional. El gobierno no esta en capacidad ni tiene la voluntad de asegurar para el país una parte significativa de las ganancias que puedan surgir de la explotación minera.
     
    ES UN ASUNTO DE SUPERVIVENCIA
     
    La minería también nos pone en peligro por las condiciones internacionales, en las que frente a los problemas de la escasez de alimentos, en países como Kuwait, China y Corea del Sur, entre otros, junto a las empresas transnacionales, se ha iniciado una verdadera competencia por adquirir tierras en otros países para explotarlas en función de su propio abastecimiento. Y aunque no pensáramos como panameños, sino solo como humanos, las actuales condiciones de agotamiento de los recursos no renovables lleva a los capitales mundiales a buscar en todo el planeta tierras disponibles para la explotación.
    A esto se debe agregar que la minería ha estado en las raíces de numerosas guerras generadas por los sectores dominantes y los intereses económicos externos. En todo caso el objetivo aquí es el de una oligarquía que se conforma con las migajas que pueda recolectar de la actividad. El desarrollo del sistema de libre mercado, con su ILIMITADA EXPANSIÓN, chocará siempre con la naturaleza y el ecosistema, indispensables para la sobre vivencia humana.
    Y es que la minería genera profundas heridas, sobre a cielo abierto: PÉRDIDA DE GRANDES EXTENSIONES DE TIERRA HABITABLE Y CULTIVABLE, así como de roca montañosa, que mantiene la firmeza del suelo y el subsuelo; infiltración de agua ácida; erosión y sedimentación; modificación del hábitat y pérdida de la flora y la fauna; contaminación de las aguas superficiales y subterráneas; y la emisión al ambiente de elementos químicos.
    Se trata, de un proceso de largo impacto, a tal extremo que las minas explotadas por los romanos hace más de 1,500 años siguen generando infiltración de aguas residuales ácidas. Es un proceso irreversible, cuya mitigación resulta extremadamente costosa.
    No solo se trata de una simple oposición a la reforma del Código, se trata de entender que la minería no es camino adecuado para el desarrollo nacional. En estas circunstancia toma sentido y es nuestra tarea:
     
    ¡Declarar a Panamá país libre de minería metálica!
     
    Unidad de Lucha Integral del Pueblo

    0 comentarios:

    Publicar un comentario

    Deja tu opinión

     
    Creative Commons License
    This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.5 Generic License Blogerizado por AEVe